Búsqueda personalizada

Dos hermanitos mueren atropellados

Escribir un correo electrónico Imprimir PDF

Pequeños de 7 y 10 años fueron embestidos en Ate Vitarte. Automóvil que iba a excesiva velocidad los impactó cuando cruzaban la Carretera Central. Acababan de salir del colegio.

Un automóvil que iba demasiado rápido, una ruta de alto riesgo y la falta de señalización, confluyeron ayer para que se precipitara una tragedia que quizá pudo haberse evitado. Dos hermanos de diez y siete años murieron al ser arrollados, cuando intentaban cruzar la Carretera Central, a la altura de Santa Clara, en Ate Vitarte.

La escena posterior al desenlace mostró a una población indignada que, incluso, fue capaz de destruir los parabrisas de un patrullero cuyos efectivos levantaron los cadáveres sin la presencia del fiscal de turno.

Todavía algo desorientada y con el corazón destrozado por el dolor, Yelda Campos Tucto, exigió justicia por la muerte de sus hijos.

"Han destruido a mi familia, mi vida no será la misma sin mis niños", exclamó llorando.

IBAN DE LA MANO

Protesta. Los pobladores exigieron mayor señalización.

Traslado. El cadáver es llevado a la morgue.

Yelda Campos, madre de los 2 niños.

El accidente ocurrió a la 1.30 pm en el kilómetro 13 de la Carretera Central. El pequeño Luis Guiordy Anaya Campos y su hermanita Jackeline habían salido poco antes del colegio Nº 1215, ubicado en la Urb. San Juan de Pariachi.

Testigos dijeron que los menores iban de la mano cuando intentaron cruzar la vía de oeste a este para abordar un microbús con dirección a su casa, en Huachipa. Solo llegaron a media pista.

El automóvil Kía gris de placa CQE-551, que conducía Juan Carlos Calderón Llallico, de 27 años, los impactó de lleno y los lanzó con violencia.

Ambos murieron en el acto. Sus cuerpos quedaron tirados en la carretera, a unos diez metros de distancia entre sí.

POBLACIÓN INDIGNADA

La gran congestión de vehículos que provocó el accidente aceleró la decisión del fiscal Guillermo Guzmán Muñoz para dar –vía telefónica– la orden del levantamiento de los cadáveres.

No imaginó, sin embargo, que con esta resolución contribuiría a exacerbar el ánimo de los pobladores que atacaron a pedradas el patrullero KL-0648

Incluso bloquearon la carretera y protestaron frente a la comisaría de Santa Clara. "Queremos semáforos, no muertes", "justicia", demandaban indignados.

SABÍA USTED QUE...

Escolares. Luis Guiordy y Jackeline Mariluz cursaban el cuarto y segundo año de primaria en el colegio Nº 1215.

Ambulante. La madre de ellos, Yelda Anaya, vende comida en un paradero de micros, en Huachipa. Pidió ayuda para sepultar a sus hijos.

Desempleado. Su esposo Germán Anaya Tucto solo tiene trabajos esporádicos

Fuente: La Republica.pe

Comments:

Última actualización el Miércoles, 11 de Noviembre de 2009 10:14  

Escribir un comentario

Evite realizar ataques personales contra otros usuarios y sea siempre respetuoso. Utilice la opción "Reportar" si considera que algún comentario es ofensivo. Cada Usuario es responsable del mensaje publicado. Vitarteonline.com no garantiza la autenticidad, precisión, procedencia y/o licitud de los contenidos publicados por los Usuarios.
Recuerde que como usuario registrado de Vitarte Online puede comentar sobre otros comentarios o corregir los propios.


Código de seguridad
Refescar


Banner

Usuarios en línea

Tenemos 237 invitados conectado(s)